CÓMO TRABAJAMOS

Cómo trabajamos

La expresión de un problema de salud es la inmovilidad de una estructura cualquiera que sea: articulación, músculo, fascia, nervio, víscera, circulación, sistema inmunitario, neuroendocrino, terreno psicoafectivo…La salud es sinónimo de equilibrio, cualquier pérdida de movilidad puede llevar al organismo, en un plazo más o menos largo, a presentar un síntoma. Es el lenguaje que el cuerpo tiene para decirnos que necesita atención.

Cuando un paciente viene a la consulta, en primer lugar, recogemos en la historia clínica el relato de su dolencia, junto con los antecedentes, pruebas médicas etc.

Después, pasamos a escuchar lo que nos dice su cuerpo. A través de una percepción sutil y profunda, nuestras manos son capaces de valorar el estado de los tejidos y ritmos corporales, entramos en contacto con el problema.

“Todo en la vida se manifiesta en forma de energía de movimiento”

Magoun, H.I. Osteopathy in the cranial field.

Tanto para el diagnóstico como para el tratamiento osteopáticos, nos valemos del estudio de la anatomía y de la fisiología del cuerpo. Ello nos permite colaborar con el sistema de autocuración del organismo para normalizar la función perturbada y encontrar, así, un nuevo equilibrio.  Aunque actuemos sobre una parte del cuerpo, los efectos se extienden a su totalidad. 

Recuperar la movilidad fisiológica de la estructura alterada, promoviendo así la comunicación entre los diferentes sistemas, será la finalidad de la osteopatía.

  • “Dedos que piensan, ven y saben” W. Sutherland