INICIO

"La vida es movimiento"

En nuestra consulta, practicamos la osteopatía funcional. Es decir, acompañamos al cuerpo en la búsqueda de un equilibrio saludable y lo hacemos con un contacto suave, sin imponer fuerzas externas. Ofrecemos un apoyo a los recursos que ya posee nuestro organismo para superar un problema de salud.

Nuestro trabajo es aplicable en cualquier fase de la vida, desde la concepción hasta la etapa final. Podemos ayudar siempre que se presente un síntoma, una dolencia, un malestar, un traumatismo y en aquellos períodos de cambio que se producen en nuestro ciclo vital.

La osteopatía es especialmente efectiva en problemas médicos funcionales (cuando no hay lesión en la estructura), aunque también es una valiosa ayuda en el tratamiento de las lesiones degenerativas. Nos concierne, así mismo, la fertilidad, embarazo, parto, post-parto, recién nacidos, niños… porque nuestro trabajo va a optimizar las condiciones y recursos del cuerpo en estas etapas.

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es una medicina manual. Para comprender qué ocurre cuando hay un problema de salud y para tratarlo, nos apoyamos en las propiedades del Mecanismo Respiratorio Primario (MRP).

El MRP es un movimiento, una fluctuación, que se expresa con una expansión, seguida de una relajación. Se produce en todo el cuerpo y sucede rítmicamente, de modo automático e inconsciente. Se inicia con la vida, en el desarrollo embrionario, y termina con la muerte. Aunque se expresa de una forma sutil contiene toda la potencia vital para mantener y organizar la salud de nuestro organismo (homeostasis).

Actualmente, embriólogos como el Dr. Blechschmidt o el Dr. Jaap Van der Wal, sostienen que el embrión se desarrolla a través de un proceso en movimiento. Las fuerzas formativas y regeneradoras están disponibles en nosotros durante toda la vida. Facilitando la expresión del mecanismo respiratorio primario, el osteópata se convierte en un aliado del cuerpo.

La osteopatía se apoya en una doctrina de 3 principios:

Globalidad

Autocuración

Estructura-función

Origen de la osteopatía

La osteopatía es obra de un médico americano de fines del siglo XIX, Andrew Taylor Still.

A partir de sus conocimientos de la medicina clásica (sobre todo la Anatomía y la Fisiología) y sus investigaciones personales, desarrolló el método osteopático.

Este método lo aplicó por primera vez en 1874, tratando con éxito a varios pacientes durante una epidemia de disentería hemorrágica. En 1892 fundó el primer Colegio de Osteopatía, que aún existe.

Un alumno de Still, el Dr. W. G. Sutherland (1873-1954), al estudiar la disposición de los huesos del cráneo, observó, que los diferentes tipos de suturas que los unen sugerían un movimiento, una respiración.

Sus investigaciones le llevaron a descubrir y definir la Respiración Primaria considerándola como la fuerza vital inherente al cuerpo.

Comprobó que esta fuerza se extiende como una marea por todos los tejidos y fluidos del cuerpo y, cuya potencia, ordena el funcionamiento de todos los sistemas corporales.